LA LITERATURA INFANTIL Y ADOLESCENTE DESDE LA ÓPTICA DE UNA CREADORA

María Hortensia Lacau

    Hace unos minutos, escuchando al expositor que me antecedió, tuve impulsos de salir corriendo porque creí internarme en ese túnel del tiempo hacia adelante después de haber oído lo que nos promete la informática, lo cual me resulta tecnológicamente maravilloso, pero aterrador desde el punto de vista humano. Me pregunté entonces, ¿qué estoy haciendo yo aquí, hoy que justamente elegí hablar desde mi enfoque de creadora y no, al igual que otras veces, como crítica? Pero inmediatamente me acordé de una rima de Bécquer no por conocida menos valiosa, que dice: "Mientras haya un misterio para el hombre / habrá poesía". Y pienso que el hombre, felizmente, no podrá llegar nunca a develar todos los misterios .De manera que, apoderándome de esa frase, pensé que sí, que me podía quedar y hablar desde mi punto de vista de creadora.

    Aprovecho esta circunstancia de encontrarme frente a tantos profesores, bibliotecarios, sociólogos, maestros, psicólogos, educadores, en fin, provenientes de los cuatro puntos cardinales del país, para decirles que me pone muy contenta pensar que muchos de ustedes han viajado largos kilómetros hasta llegar a esta ciudad que devora a la gente, para venir a escucharnos a este Congreso; para cambiar ideas; para fortificarnos mutuamente en momentos en que tanto necesitamos unos de otros y en que nuestro país nos necesita a todos .Quiero expresar que admiro la tecnología y espero que nuestro país la adquiera, que la utilice en el orden y en la medida en que sea necesaria, pero pienso siempre en el necesario estímulo de la sensibilidad de la creatividad y el pensamiento, posibilidad que está en gran parte en manos de nosotros, los educadores. Les confieso que nunca he podido independizarme de la circunstancia vital que me contenía en todos los momentos de mi existencia, y ahora que soy una mujer ya grande, eh el ocaso de la vida, más que nunca.

  

   Es muy cierto lo que dice Ortega y Gasset que "el hombre es -y yo agrego en gran medida- su circunstancia". De modo que soy consciente como todos ustedes, de que nuestro país está viviendo momentos tan difíciles, que nos necesita como nunca. Entonces, como maestra que soy, como profesora, como mujer, como ser pensante argentino, pienso que nada de lo que hagamos durante todo es te tiempo, puede independizarse en pensamiento y en esfuerzo, de que estamos haciendo algo en servicio el nuestro país, la Argentina. Cada uno desde su ángulo. Por eso yo, personalmente, humildemente, como una mujer más, les agradezco su presencia aquí y también se las agradezco como una pensadora, como una educadora que ha recorrido el país y ha tenido contacto con tantos maestros y profesores y que vive gratificada por todo lo que ha recibido de vuelta en razón de lo que pueda haber hecho en la vida a través de los libros y de la cátedra. No podía dejar pasar esta oportunidad sin decir todo esto que es un mensaje mío para ustedes, y que tal vez es un mensaje egoísta, porque responde a una necesidad de mi espíritu.

 

Volver